7 Hábitos para mejorar tu alimentación

7 Hábitos para mejorar tu alimentación

Comer bien es una responsabilidad que todos tenemos con nosotros mismos, con nuestro cuerpo, energía y espíritu.La comida con la que nos alimentamos todos los días es la gasolina que tiene nuestro cuerpo para desempeñar todas las actividades que hacemos en el día, desde caminar hasta pensar.

Una buena alimentación muchas veces se confunde con comer “light” o restringir nuestra ingesta de ciertos alimentos, esto es falso, una buena alimentación va mucho más allá de estar a dieta, pero con la gran oferta de comida “saludable” que hoy en día nos ofrecen cientos de empresas, es difícil saber qué realmente es saludable y qué es solamente buena mercadotecnia. Aquí te dejamos 7 consejos para mejorar tu alimentación sin mucho esfuerzo:


1. Come comida de verdad

Los alimentos procesados muchas veces son altos en grasas saturadas y azúcar, o simplemente son bajos en los nutrientes que la naturaleza nos regala en todos sus productos. Un hábito muy sencillo para mejorar tu alimentación es comer comida lo más parecida a como la naturaleza nos la da como sea posible. Estamos hablando de frutas, verduras, granos enteros (más adelante te decimos por qué es importante que sean enteros), semillas y nueces. Es increíble lo que se puede hacer con estos alimentos, checa nuestra sección de recetas para un poco de inspiración.


2. Toma mucha agua

El agua es fuente de vida, nos ayuda en casi todos los procesos que nuestro cuerpo realiza día con día. Un nivel óptimo de hidratación nos ayuda a ser más productivos, tener energía, absorber muchos nutrientes de la comida, mejorar nuestra circulación, disminuir dolores de cabeza y tener una mejor digestión. No superfoods o comidas exóticas, ¡comienza tomando 2 litros de agua al día!

Si te cuesta trabajo tomar agua durante el día, intenta tomarla con un poco de limón, jengibre, pepino o infusionarla con alguna fruta (trata de no endulzarla).


3. Incluye todos los grupos de alimentos en cada comida

A grandes rasgos, la comida se puede dividir en 3 grandes grupos: carbohidratos que te dan energía, proteínas que fortalecen tu cuerpo y grasa que ayuda a absorber nutrientes y mantener el cuerpo en equilibrio. Trata de incluir los tres tipos de alimentos en todas tus comidas, y procura hacerlo de manera balanceada. ¡No es nada difícil! Incluye frutas, verduras y granos enteros para los carbohidratos, alimentos de origen animal o leguminosas para proteína y nueces, semillas y aceites de buena calidad para grasas.


4. Elige integral sobre refinado

Un alimento integral es el opuesto de uno refinado, integral quiere decir que se preserva en su mayoría la naturaleza del grano, es decir, no se tira la cáscara con la que se cosecha. ¿Por qué es importante la cáscara? Los granos están recubiertos de una capa que nuestro cuerpo reconoce como fibra, ésta ayuda a la digestión acelerando nuestro metabolismo y manteniéndonos llenos por más tiempo. En pocas palabras, los alimentos integrales tienen más nutrientes en la misma cantidad de comida.


5. Consume alimentos de temporada

Hay muchas razones por las que consumir alimentos de temporada, una de ellas es porque fomentamos el consumo local, pero la que más impacto tiene en nuestra salud es que los alimentos de temporada por su naturaleza son mucho más bajos en conservadores, piénsalo bien, si un alimento solamente se da en una temporada del año, lo más probable es que si lo vez en cualquier otro momento esté alterado genéticamente para que se pueda dar, o que viene de otro lugar del mundo en donde si se da en esa temporada, lo que quiere decir que lleva varios días viajando y probablemente es alto en conservadores para que llegue en buen estado a tus manos.

Otra excelente razón para consumir alimentos de temporada es que jamás te aburrirás de tus menús.


6. Olvídate de lo light

En los últimos años la palabra “light” ha perdido mucha fuerza en el mercado y ha dado espacio a otros conceptos como “orgánico” o “libre de gluten”. Todos estos conceptos son más que nada buena mercadotecnia, un alimento light o libre de gluten muchas veces es alto en conservadores y químicos nocivos para la salud, a menos de que seas intolerante o alérgico al gluten, no hay razón para hacerlo tu enemigo. Por otra parte, los alimentos orgánicos también muchas veces son mercadotecnia, si lo que buscas es alimentarte sanamente busca productores locales y trata de consumir lo menos posible comida que venga en empaques.


7. Escucha a tu cuerpo

Una alimentación saludable es una alimentación consciente. Conforme vas haciendo cambios para mejorar tus hábitos vas a ir viendo cambios en tu cuerpo que es importante escuchar, ¿qué alimentos te caen bien y cuáles no?, ¿qué alimentos te hacen sentir satisfecho y cuáles te hacen sentir más lleno de lo normal? Escucha lo que tu cuerpo te tiene que decir y verás como el cambio viene desde adentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *